11 cosas que a tu perro no le gustan -y no esperabas-

dog-543078_1280

Los perros tratan de ser nuestros mejores amigos, pero a veces se lo hacemos difícil. Hay muchas maneras para volver loco a tu perro y probablemente ni siquiera estés consciente de ellas. Estas son algunos consejos para cuidar a un perro y mantener esa hermosa amistad.

Consejos para cuidar a un perro: Evita esto

 

1.- Usar palabras, en vez del lenguaje corporal

Sí, nos encanta charlar, incluso con nuestras mascotas, pero esto no es lo mejor al momento de cuidar de tu perro. Los canes pueden ser capaces de deducir el significado de algunas palabras clave: vamos, bien hecho, afuera… Pero no pueden entender el lenguaje humano. Sin embargo, logran descifrar lo que queremos decir en nuestro lenguaje corporal. Los perros han evolucionado hasta convertirse en lectores expertos del cuerpo humano y pueden averiguar lo que estás pensando y sintiendo, incluso antes de que te das cuenta tú mismo. A veces les enviamos mensajes contradictorios si sólo les hablamos con nuestras bocas y no con nuestros cuerpos: si le dices a tu perro “quédate” y le haces una seña de que se acerque a ti, lo confundirás.

Un gran experimento (y algo que probablemente tendrá su perro suspirando de alivio) es tratar de pasar un día entero sin decirle una palabra a su perro, sino sólo usar tu lenguaje corporal. Te darás cuenta de lo mucho que podrás “hablar” con tu cuerpo, al utilizar posturas y movimientos para mantener una “conversación” saludable con tu mascota.

 

2.- Abrazar a tu perro

Tal vez ames envolver en tus brazos a tu amigo peludo, pero la mayoría de los perros odian abrazos. Para nosotros los abrazos son una expresión de alegría y cariño, pero para ellos es un acto de dominación. Date cuenta qué tipo de “ganchos” realizan los perros cuando juegan o -en el peor de los casos- están peleando. Sí, muchos perros toleran con gracia este acto; sin embargo, algunos perros se sienten amenazados, temerosos, o simplemente hacen detestan la sensación y esto podría ocasionar mordeduras. Incluso, la reacción depende de quién la realice. Tal vez tu perro tolere que tú lo abraces, pero que tu primo lo haga puede ser desastroso.

dog-and-man-175549_1280

¿Cómo saber que tu perro no gusta de tus abrazos? Presta atención a su lenguaje corporal: ¿Está tenso? ¿Inclina la cabeza lejos de ti? ¿Evita siquiera un indicio de contacto con los ojos? ¿Lame su hocico? ¿Mantiene la boca cerrada? ¿Pone sus orejas hacia atrás de la cabeza? Todos estos son signos de que tu perro está incómodo. Asegúrate que tu perro se sienta seguro con tus abrazos para realmente mostrarle amor.

 

3.- Acaciriarle el rostro o darle palmaditas en la cabeza

Si a muchos humanos no les gustan las palmadas en la cabeza ni las caricias en el rostro, a los perros -que se guían mucho con el lenguaje corporal- este tipo de “caricia” tampoco. Esto significa para los perros una invasión de su espacio personal. Aunque muchos perros aguantan de alguien es porque conoce y confía en esa persona: el perro dejó hacerlo porque eres el jefe, pero no le gusta. Date cuenta si tu mascota aleja su cara de tu mano o se pone tenso cuando realizas esto.

Enséñale a tus hijos a acariciar con suavidad la espalda de tu perro sin darle palmadas. Y si le quieres mostrar mucho amor dale un masaje en su extremo trasero derecho de la espalda, por la cola. Seguro te lo agradecerá.

dog-454145_1280

 

4.- El contacto visual con un perro extraño

El contacto visual es una herramienta de comunicación poderosa. Sin embargo, entre perros puede llegar a ser desastrosa. Si entre humanos evitamos contacto visual cuando alguien extraño se acerca, imagina para ellos lo incómodo que significa. Para ellos, este tipo de acto es dominación y querrán defenderse. Date cuenta de los gestos de su cara: la suavidad o dureza de los músculos alrededor de los ojos y la boca te ayudarán a determinar si la mirada del perro es amistosa o no. Puede que el perro tenga una actitud sumisa, evitando este contacto visual o -en contra parte- busque defenderse ladrando.

Si quieres saludar a perro desconocido de una manera que sea cómodo para ambos, inclina un poco tu cuerpo hacia él, evita una mirada directa a los ojos y háblame suavemente. Este lenguaje corporal le dirá al perro que buscas una amistad. Asegúrate que esté calmado, sino evita acercarte.

 

5.- No proporcionar estructura y reglas

Aunque no lo creas, este es uno de los consejos para cuidar a un perro que tu mascota agradecerá. Los perros quieren, necesitan, y les encanta tener reglas. Se podría pensar que si tienes reglas estrictas para tu perro harás de su vida una aburrida o infeliz; pero los perros realmente quieren saber qué es lo que aprueba su líder. Haz la comparación entre niños educados que logran desarrollarse mejor en diferentes ambientes y niños mimados que carecen de habilidades sociales ¿Cuáles tienen reglas en casa? Con los perros se parece mucho. Las reglas hacen la vida mucho más predecible, mucho menos confusa y mucho menos estresante.

¡Ah! Y los perros no entienden excepciones a las reglas. No entre saltar sobre ti cuando tienes ropa de ocio o cuando tienes la ropa de trabajo. Los perros prosperan cuando saben dónde están los límites, y si con el tiempo los recompensas con cosas positivas, también aumentará su nivel de confianza hacia ti como líder.

 

6.- Obligar a tu perro a interactuar con otros que no le gustan

Aunque quieras que tu mascota haga amigos en el parque, si este no es su lugar preferido, no lo atormentes. Es importante tener en cuenta que hay una diferencia entre el estímulo positivo con perros tímidos, temerosos, o reactivos. Tomar pequeños pasos para animarlo a salir de su zona de confort y darles recompensas después de comportamientos sociales tranquilos, es importante para vivir una vida equilibrada. Ten en cuenta que cuando los perros son empujados demasiado lejos en situaciones sociales, son más propensos a arremeter con una mordedura o una pelea.

 

7.- Salir a caminar sin oportunidad de explorar

Definitivamente es importante tener un perro que camine obedientemente con una correa. Sin embargo, también es importante permitir que tenga un tiempo para explorar su entorno. Ten en cuenta que para los perros sus narices son como tus ojos. El sentido del olfato les permite interpretar el mundo les nos rodea, así como a nosotros la vista. Así que detestan no ser capaces de tomar olfatear el mundo cuando los paseas.

Hazle un favor tu perro y de vez en cuando dedica uno de sus caminatas a ser un “paseo olor”. Caminen a paso lento, dejando que tu perro lleve el mundo en su nariz. Atrévanse a ir un lugar completamente nuevo, explorar un barrio o sendero diferente… seguro tú también lo disfrutarás. Puedes ayudarlo a identificar este tipo de aventuras usando algo específico en esos días, por ejemplo: colocarle un arnés diferente o tú usando una mochila.

Estos paseos son una oportunidad maravillosa para tu perro de conseguir un poco de la estimulación mental y sensorial, manteniendo una vida interesante para tu mascota (y para ti).

hiking-338228_1280

 

8.- Mantenerlo a raya, literalmente

Así como los perros son increíbles en la lectura de nuestro lenguaje corporal, son increíbles en la lectura de nuestros niveles de tensión, incluso a través de la correa de paseo. Si halas mucho de la cuerda elevarás sus niveles de estrés. Puede que pienses “No quiero detenerlo a raya, pero tengo que hacerlo. ¡Mi perro es el que tira, no yo!”; pero por ello tan importante enseñarle a un perro a caminar con una correa floja. Un perro que camina a raya es más propenso a ladrar o ser reactivos en incluso el más leve de las situaciones sociales.

Ellos son bien conscientes de que no pueden alejarse de ti, incluso si piensan que necesitan. Esto es una cosa difícil de dominar por los dueños de perros, pero hará más agradable el paseo cuando tu perro está relajado.

 

9.- Estar tenso

La tensión de la correa no es la única manera que un perro puede percibir estrés. También lo hacen de las personas a su al rededor, es por ello que si tú estás estresado o en problemas, el can lo percibirá y también sentirá. La próxima vez que tu perro esté actuando frustrado y tenso, puede que tu perro puede simplemente esté actuando como tu espejo. Libérate del estrés y tu mascota también lo hará.

 

10.- Estar aburrido

Llegamos a casa del trabajo y queremos descansar. Preparamos la cena y nos tumbamos en el sofá a relajarnos: leer un libro, ver una película, tal vez las noticias… Pero eso es lo más molesto que podremos para nuestros perros que han estado esperando todo el día esperando jugar con nosotros.

Si tu perro está causando problemas: meterse en cajas o armarios, comer los zapatos o mascar en patas de la mesa- está básicamente demostrando que lo increíblemente aburrido que eres. Afortunadamente, hay una solución rápida y fácil a esto: jugar. Enséñale a su perro un truco nuevo o practica viejos, dale un juguete nuevo o salgan a caminar. son todas formas de estimular la mente de su perro y el cuerpo. Incluso unos 15 a 30 minutos al día de practicar o enseñarle un truco harán una gran diferencia.

dog-448988_1280

 

11.- Burlarte

Esto debería ser obvio, pero hay quienes insisten porque les parece divertido. Halarle de la cola o imitar su ladrido no ayudarán a que un perro sea amable contigo y tampoco es gracioso. Esto puede dar pie a que la mascota tenga algunos problemas graves de conducta. Evítalo.

FUENTE: MOTHER NATURE NETWORK | FOTOS: PIXABAY




No hay comentarios

Añadir más

Los comentarios están cerrados.