4 pasos para evitar las rabietas infantiles

rabietas-infantiles-2

Todos hemos visto al niño que se tira al piso y llora en la mitad del supermercado porque no le quieren comprar golosinas o juguetes. Las rabietas infantiles se dan sobre todo en los primeros años de vida cuando los bebés pasan a ser niños.

Al experimentar con el ambiente los niños reafirman su “yo” mediante la negación a hacer ciertas cosas o mostrando su malestar, y de allí que aparecen las pataletas y berrinches. Cuando las rabietas infantiles se vuelven frecuentes, muy intensas, duran mucho tiempo o interrumpen la dinámica familiar, los padres pueden necesitar ayuda para controlar la situación. Te contamos sobre las cosas que puedes hacer:

1. Lleva un registro: Tener por escrito cómo se dieron las rabietas infantiles te permite analizar mejor lo que pasa antes y después de cada pataleta.

2. Prevenlas: Aunque no exista una fórmula mágica para anticipar una rabieta, te ayudará que al pedirle algo al niño, hacerlo mediante contacto visual, ser concreto y darle como máximo dos instrucciones y evitar dar opciones. Por ejemplo: No le digas “¿Te quieres bañar?”, sino “Tienes que bañarte”, con tono firme, pero sin enfadarte o ponerte nervioso (porque le das motivos para hacer una pataleta o te desautorizas solo). Aquí también se enlaza con el punto anterior, si sabes que el niño llora cuando no le compras juguetes en el supermercado, debes anunciarle que van a ir para comprar comida y que no llevarán ningún juguete a casa.

rabietas infantiles

Foto: Pixabay.

3. Sean coherentes: Si tu pareja consiente o cede ante las rabietas infantiles de tu hijo, el niño sabrá que éstas “funcionan” y se seguirán presentando. Los dos padres deben actuar de la misma manera ante una pataleta. Si consideras que la forma en la que se manejó la situación no es de tu agrado, deben conversarlo posteriormente y a solas. Lo ideal es que siempre se aplique la misma técnica y estrategia y de forma persistente, porque si ceden, el niño aprenderá que los berrinches funcionan (aunque solo sea a veces) y lo intentará siempre.

4. Felicítalo cuando intente algo nuevo: Si en lugar de tener una pataleta te pidió que “por favor” hagan algo o se mantuvo tranquilo cuando recibió una negativa, reconoce su buen comportamiento.

Las rabietas infantiles son parte de esa etapa temprana de la vida y por más educado que sea un niño, en algún momento hará una. Recuerda mantener la calma, respirar y mantenerte firme ante ese berrinche porque al final este pasará.

FUENTE: ESCUEL EN LA NUBE, ISEP CLINIC | FOTOS: PIXABAY.