Comer la ‘eterna juventud’

bigstock-Pasta-Meal-1095251

Están en muchos productos cosméticos que prometen la eterna juventud, los recomiendan para mantener la salud… sin embargo ¿Qué son los antioxidantes?

“Los antioxidantes son vitaminas, minerales y otros químicos que ayudan a proteger las células de las sustancias dañinas que se producen durante el proceso de metabolismo normal”, dice un reporte de la BBC.

 

¿Cómo funcionan los antioxidantes en nuestro cuerpo?

La oxidación es un proceso químico normal en nuestro cuerpo que produce moléculas inestables conocidas como radicales libres.

Los radicales libres son parte de los procesos normales de las células, pero una sobreproducción pueden causar daño a las mismas. Este daño se conoce como “estrés oxidativo”.

Los antioxidantes evitan el “estrés oxidativo” captando electrones de los radicales libres, neutralizándolos.

Es así que , el consumo de antioxidantes previene algunos cánceres, enfermedades cardíacas coronarias y relacionadas a la vejez, además de derrames cerebrales; pero no debemos exagerar…

Estudios indican que los suplementos médicos que contienen antioxidantes no generan mayor beneficio, por lo contrario… llega a ser perjudicial para la salud. Resultados arrojaron que fumadores que consumen suplementos con betacaroteno son más propensos a desarrollar cáncer de pulmón; mientras que ingerir artificialmente vitamina E, se ha relacionado con un tipo de derrame cerebral. Sin embargo, la naturaleza nos brinda grandes fuentes de antioxidantes, que podemos consumir de forma variada y equilibrada.

 

Guía de consumo de antioxidantes

¿Dónde encontrar antioxidantes en alimentos? Frutas, legumbres, granos y vegetales son una fuente rica; sin embargo investigaciones notan que cada producto tiene un impacto diferente en el cuerpo, por lo que hay que variar la dieta.

Selenio: Mineral que se encuentra en el suelo y que beneficia al sistema reproductivo e inmunológico. Lo puedes conseguir en pescado, mariscos, carnes rojas, huevos, germen de trigo y las nueces de Brasil.

Vitamina C: Está  en muchos alimentos, especialmente frutas cítricas y en vegetales de hojas verdes. Ayuda particularmente a la piel y tejidos, potencializa la formación de colágeno, y ayuda a absorber el hierro.

Antioxidantes - Vitamina C

Vitamina E: Es liposoluble, por lo que combate los radicales libres que atacan las capas de grasa de las células, manteniendo su integridad. Las nueces, semillas y aceites vegetales son ricos en Vitamina E.

Carotenoides: Es un pigmento orgánico que se encuentra en las frutas y verduras de color amarillo, rojo y naranja, pero también es fuente de los compuestos químicos como  betacaroteno, luteína y licopeno. Estos, fortalecen el sistema inmunológico. Mango, maracuyá, zanahoria, pimiento rojo, tomates, entre otros son fuentes ricas de estos antioxidantes; además, ten en cuenta que mientras más profundo el color, mayor será la concentración del químico.

Compuestos fenólicos: Este grupo de químicos con propiedades antioxidantes se encuentran en plantas. Estos son: la quercetina, en la cebolla, el té, el vino tinto y el chocolate; la curcumina, que la consigues en la cúrcuma y mostaza; los taninos, en la ingesta de té verde y rojo; las isoflavonas, consúmelas en la leche de soya, tofú y miso; y los lignanos, en la semilla de lino y otros granos.

 

Los especialistas recomiendan consumir antioxidantes en alimentos, especialmente los que provienen de plantas -vegetales, granos, frutas- porque además son una fuente rica de fibras. Así, la  Asociación Dietética Británica aconseja comer 400 gramos de frutas y vegetales al día, para reducir la presión alta, obesidad y algunos cánceres. Sin embargo, cada antioxidante tiene un efecto particular en el cuerpo, por lo que hay que consumirlos de manera variada.

 

Fuente: BCC.




No hay comentarios

Añadir más

Los comentarios están cerrados.