De la chatarra a lo saludable

shutterstock_132337193 alimentos

Una frase célebre dice que somos lo que pensamos y una variación gastronómica de esta manifiesta que “somos lo que comemos”… ¿Qué tan de cierto es esto cuando se trata de comida chatarra?

Mucho se ha hablado de un nuevo impuesto a la comida chatarra, con el propósito de mejorar los hábitos alimenticios de los ecuatorianos; sin embargo esto ha traído una polémica, especialmente en redes sociales, sobre cuáles son las comidas chatarra en Ecuador.

 

¿Qué es la comida chatarra y cómo afecta a nuestra salud?

Para que una comida sea considerada chatarra debe tener un alto contenido en calorías, azúcar y sal y ser muy pobre en nutrientes. Además, es portadora de grasas trans, grasas saturadas, colorantes y sabores artificiales.

La comida chatarra está relacionada a enfermedades como sobrepeso, obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares, presión alta, además que eleva los niveles de colesterol y triglicéridos.

 

La comida chatarra en Ecuador

Está en debate público la creación de un impuesto a la comida chatarra, lo que ha desatado diversas reacciones en redes sociales y de paso mucha desinformación.

En días pasados se “filtró” en la red un falso listado del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) que se incluía comida típica como empanas y chifles dentro de los productos considerados como “comida rápida”, lo que polemizó esta medida que ha sido aplicada en otros países, según sus propias necesidades.

Está en debate público la creación de un impuesto a la comida chatarra, lo que ha desatado diversas reacciones en redes sociales

No obstante, la razón de crear este impuesto radica en la alta tasa de sobrepeso y obesidad de los ecuatorianos. Según un estudio del Ministerio de Salud Pública, realizado en 2012, el 29,9% de los menores de entre 5 y 11 años sufren sobrepeso y obesidad; mientras que el 63% de los adultos entre 19 y 59  padece las mismas enfermedades. Además, en 2013 8.884 personas fallecieron por diabetes mellitus y enfermedades hipertensivas, según el INEC.

La idea es aplicar esta medida a las grandes cadenas de comidas rápidas, para que no llegue a afectar la producción local, además de generar una preferencia de consumo por lo nacional. Esto, ya que Impuesto a los Consumos Especiales (ICE) ya abarca tasas especiales para productos de lujo y suntuarios.

 

De chatarra a saludable

¿Quién no disfruta del Yapingacho o la fritada? Ambos platos típicos ecuatorianos podrían ser considerados comida chatarra, por su tipo de preparación o por cómo están combinados los alimentos, indica Mercedes Suárez, nutricionista especializada dietas.

Mercedes nombra 3 platos típicos que podrían ser considerados chatarra, sin embargo brinda una alternativa para mejorar su valor nutricional.

Fritada: Debido a que el cerdo contiene una elevada cantidad de grasas saturadas, este plato típico no es el mejor para nuestra salud; sin embargo una alternativa para mejorarlo es “en vez de freír, puedes hervir los pedazos de cerdo y para que mejorar su sabor se puede combinar con jugo de naranja, laurel, sal y pimienta… siempre utilizar especias naturales”, indica Suárez.

Fritada

Foto: Middle of the World recipesYapingacho: “Si estamos hablando de la combinación de los alimentos, el Yapingacho también podría ser considerada una comida chatarra, dice la nutricionista; pues contiene papa y arroz, que ambos son carbohidratos, y también grasas saturadas pues se fríen la salchicha y el huevo. Para mejorar este plato, se debe escoger entre la papa y el arroz, para no crear una mala combinación de alimentos. “En un plato no pueden haber 2 tipos de carbohidratos”, explica Suárez. Además, aconseja no freír la tortilla de papa y hervir o saltear la salchicha que acompaña este plato típico ecuatoriano.

Foto: Flickr.Caldo de salchicha: Pese a que es un el caldo, este plato puede llegar a afectar a la salud en un consumo es recurrente; pues contiene vísceras, que son altas en purinas y ácido úrico. Estos últimos componentes “producen en ciertos pacientes una sobrecarga en el riñón y afectan también al hígado haciéndolo muchas veces graso”, explica Mercedes. Ella aconseja evitar las vísceras y comerlo con la salchicha y los pedacitos de plátanos”.

“Lo importante es saber combinar los alimentos. Siempre un plato saludable y balanceado debe estar compuesto por una porción de carbohidrato, una de proteína y vegetales”, finaliza Suárez.

“Lo importante es saber combinar los alimentos. Siempre un plato saludable y balanceado debe estar compuesto por una porción de carbohidrato, una de proteína y vegetales”

 

¿En qué otros países hay impuestos a la comida chatarra?

En otros países del mundo se aplica el impuesto a la comida o medidas relacionadas al sobre peso. Conócelos:

Hungría: En el 2011 el Parlamento de este país gravó con 5 centavos cada alimento cuyo contenido sea alto en azúcar, sal, carbohidratos o grasa; provocando una recaudación que financió el 30% del déficit presupuestario del Sistema Nacional de Salud.

Dinamarca: En el 2011 se creó el “impuesto a las grasas”, que consistía en la recaudación de USD $2,9 por cada kilogramo de grasas saturadas en los productos, para mejorar las condiciones de vida de los daneses. Sin embargo, en 2012 Dinamarca abolió este impuesto porque el mismo incentivó el contrabando en sus fronteras con Alemania y Suecia.

Finlandia: Los consumidores pagan casi 10 centavos más por cada bebida con gas y por chocolates.

Francia: Las bebidas energéticas y azucaradas tienen una tasa de $0.94 desde el 2012.

Japón: Desde el 2008 tienen una medida llamada “Fat Tax” (impuesto a la grasa), que no está ligada a los alimentos, sino a los ciudadanos. Los japoneses entre 45 y 75 años tuvieron sus cinturas medias, por política pública.

México: Desde enero pasado, los alimentos altos en calorías fueron gravados con el 8%; las bebidas azucaradas, con el 10%; y las energizantes, con el 25%.
Las medidas para mejorar los hábitos alimenticios de los ciudadanos son políticas públicas que pueden generar largos debates; sin embargo, lo esencial es que conozcamos cómo alimentarnos mejor y disfrutar de todos los alimentos.

 

Las medidas para mejorar los hábitos alimenticios de los ciudadanos son políticas públicas que pueden generar largos debates; sin embargo, lo esencial es que conozcamos cómo alimentarnos mejor y disfrutar de todos los alimentos.