Mi experiencia con la dieta Paleo

photo3

Ivanna Zauzich

¿Ha escuchado hablar de la dieta paleo? Yo sí. Escuché y leí tanto al respecto en redes sociales que me animé a hacerla durante un mes para ver sus resultados.

Dieta PaleoLa idea de este régimen, más que adelgazar en sí, es comer limpiamente y generar hábitos de alimentación saludables. Su nombre “paleo” se debe a que se ingieren los alimentos que nuestros antepasados cazadores y recolectores consumían durante la época del Paleolítico, como carne (preferible cruda), verduras y semillas. Algunos extremistas se toman esta información literal y se encierran en este escuálido menú; sin embargo, sólo necesitas creatividad para consumir alimentos limpios y tener más variedad.

La idea de este régimen, más que adelgazar en sí, es comer limpiamente y generar hábitos de alimentación saludables.

De esto sabe de sobra la chef Valeria Vargas, quien en su cuenta en Instagram comparte fotos de platos provocativos con las etiquetas #Paleo #KeepPaleo #EatClean. Esta colombiana se permite licencias respetando los principios de este régimen; así prepara tostadas francesas elaboradas con pan de quinua, por ejemplo. Otra opción atractiva: baña el filete de salmón en salsa de vinagre balsámico, agave (miel de penco natural) y semillas de chía o elabora masa de pizza con harina de coco y coliflor y la baña con pasta de tomates orgánicos.

Su capacidad para crear alimentos limpios y bien preparados es impresionante y da ideas para que los demás se sumen a esta dieta sin sufrir. Lo más importante es olvidar los alimentos procesados, también los lácteos (no existían en el paleolítico) y cambiarlos por leche de almendras, coco o quinua. El azúcar está prohibido en la dieta paleo, para endulzar la vida se acude a la miel de agave o stevia (una hoja). La harina de trigo y el arroz, incluso en sus versiones integrales, también están vetados en esta dieta. Sin embargo, después de un tiempo -quizá un mes- puedes incluir pan de quinua y otros granos, para seguir comiendo limpio.

Dieta Paleo

Una de las delicias de Ivanna.

Esta misma información que les doy y 16 libras de más es lo que tenía cuando inicié la dieta paleo. Al inicio fue purista, es decir, carne o pescado y ensalada, huevos duros al desayuno y mucha agua. Conforme pasaron los días comencé a darme licencias como sánduche de rostbeef casero en pan de quinua o preparar una suerte de burrito con carne salteada en pimientos, cebolla, romero y aceite de oliva y enrollarlo en una hoja de lechuga.

Esta misma información que les doy y 16 libras de más es lo que tenía cuando inicié la dieta paleo.

Entre más sostienes la dieta, sientes más energía, ganas de hacer todo y de dar más. La experiencia es positiva y entiendes que no se trata de seguir un régimen, sino de cambiar los hábitos alimenticios.

¿Viajarías ahora al paleolítico?