Gatos obesos ¿Cómo evitarlo?

Gatos obesos como evitarlo 0

La obesidad es un problema de salud que no solo afecta a los humanos sino también a nuestras mascotas. Estudios recientes afirman que por lo menos el 40% de la población de animales de compañía tienen tendencia a la obesidad. En otras palabras, los gatos caseros podrían estar imitando el ritmo de vida sedentario de sus humanos. Hoy te contamos cómo evitar la obesidad en tu gato.

Gatos obesos: razones principales

La obesidad en los animales domésticos se puede dar por varios factores como la edad, calidad de la alimentación, la esterilización y falta de actividad física.

Los gatos domésticos se acostumbran a comer a solicitud y si su dieta se complementa con golosinas o “premios” estamos frente a un escenario donde un animal poco activo podría desarrollar obesidad.

gatos obesos

Foto: Valentina Portaluppi

“El factor alimenticio es primordial para evitar la obesidad. Debes seguir un régimen alimenticio adecuado para tu mascota que debes trabajar junto con tu médico veterinario”, explica la doctora Laura Chacón Maldonado, quien recomienda que los bocaditos para mascotas se den con moderación.

“El mejor alimento es su balanceado, sin estas adiciones. Se los puedes dar pasando un día o dos veces a la semana, pero si tienes un gato obeso eso no va a estar permitido en su dieta”, añade.

Otro factor común es la esterilización. Aunque para evitar riesgos de enfermedades por contacto con otros gatos y evitar la reproducción no planeada (y el posterior abandono de las crías), la esterilización es un proceso necesario que a su vez, puede aumentar la probabilidad de obesidad en tu mascota debido a la baja de hormonas sexuales y el cese del vagabundeo.

“En gatos, una de las principales (razones de obesidad) es la castración por la baja de testosterona y el factor ambiental. Los gatos encerrados se vuelven perezosos y sedentarios”, explica la doctora Chacón.

Cuando esterilices a tu gato procura hablar con el veterinario para que te recomiende el plan alimenticio ideal para tu mascota, ya sea reemplazar su comida por otra de menos calorías o reducir un poco su ración diaria.

La falta de actividad física juega un papel importante también en gatos obesos. Los que viven en departamentos y no tienen acceso al exterior para realizar ejercicio, se aburren y duermen más. La presencia de más mascotas, como otros gatos o incluso perros, reduce el riesgo de obesidad porque se entretienen y juegan más.

Al igual que en los humanos, el sobrepeso felino puede deberse a un síntoma de otro problema de salud más grave. El veterinario pesará a su mascota para determinar si sufre o no de obesidad y puede que le pida hacer exámenes adicionales para determinar la salud de su minino, como un examen de sangre u otros.

gatos obesos

La doctora Laura Chacón pesa a Marcelo, que tiene obesidad felina. Foto: Valentina Portaluppi.

Riesgos para la salud de los gatos obesos

En los gatos obesos aumentan los riesgos asociados con muchas enfermedades y pueden presentar varias complicaciones de salud a causa de su condición, sean estas desórdenes metabólicos, endócrinos (hormonales), cardiorespiratorios o molestias ostioarticulares (huesos y articulaciones) que a largo plazo significan una menor esperanza de vida para su gato.

“Algunas de las enfermedades más comunes son la osteocondritis, artrosis, dermatitis y diabetes mellitus”, señala la doctora Chacón.

Gatos-obesos-como-evitarlo-2

La veterinaria Laura evalúa la salud de Marcelo. Foto: Valentina Portaluppi.

  • Cardíacos: la obesidad aumenta la carga del corazón, lo que puede agravar problemas cardiovasculares.
  • Respiratorios: pueden padecer dificultades para respirar y es posible que se fatiguen con facilidad.
  • Endócrinos: pueden asociarse con la diabetes. Otros desórdenes como el síndrome de Cushing y el hipotiroidismo pueden contribuir a desarrollar la enfermedad o ser confundidos con esta.
  • Musculoesquelético: la obesidad aumenta el esfuerzo de las articulaciones. Esto hará que su mascota se torne aún menos activa, que disminuya el uso de calorías y que su obesidad aumente. Procure ofrecerle alimentos bajos en grasa.
  • Otros riesgos: los gatos que padecen de una severa obesidad son también más proclives a sufrir estrés por el calor, desórdenes gastrointestinales, enfermedades del hígado, de la piel, infecciones urinarias y problemas en la reproducción. Además, los gatos obesos corren mayores riesgos sobre los procesos quirúrgicos.

Reconocer a un gato obeso

Los expertos revisan zonas particulares del cuerpo para ver si una mascota está pasada de peso. Escucha la explicación de la Dra. Chacón:

  • Tócale las costillas. Debe tener una ligera acumulación de grasa, pero cada una debe ser distintiva.
  • El área cercana a la cola debe ser suave, pero se deben sentir los huesos.
  • Mira a la mascota desde arriba, debe notarse la silueta de su cintura. Si su forma se asemeja a la de una pera, significa que tu gato puede tener sobrepeso.

Juegos de gatos: ejercitándolo de forma divertida

gatos-obesos-juegos-de-gatos

Una foto de Marcelo (der.) con un peso adecuado. Foto: Valentina Portaluppi

El ejercicio es vital para evitar la obesidad en tu gato. Jugar con él, darle espacios para que trepe y hasta sacarlo a pasear pueden ser buenas opciones para que la mascota permanezca activa. Cuando mencionamos que saques a pasear a tu gato, hazlo solamente si él acepta el uso de un arnés felino. Para gatos con ligero sobrepeso, jugar unos 30 minutos al día podría ser suficiente ejercicio, pero si tu gato es obeso es recomendable que los juegos se distribuyan a lo largo del día.

Hoy en día hay muchos juguetes y juegos de gatos, pero tienes que entender algo: un gato nunca tiene suficientes juguetes. Te contamos qué puedes hacer:

    • Consigue un rascador con varios pisos para trepar. Los rascadores que solo son verticales sirven para que el felino no te dañe los muebles, pero no estimulan su ejercicio. Si ya tienes uno así puedes ponerle una pelota con una cuerda colgando de la parte superior para que estimule su actividad.
    • Consigue un juguete con catnip en su interior que puedas lanzarle para que lo atrape. ¡La hierba gatera les encanta!
    • Uno de esos juguetes que parecen cañas de pescar: a los gatos les gustan los objetos que penden de hilos.
    • Consigue una bola que contenga otra con cascabeles en el interior. Tu gato intentará sacar la bolita con cascabeles y se mantendrá ocupado.
    • Un ratón mecánico, que preferiblemente no haga mucho ruido, puede serte útil.

Cualquiera que sean los juegos de gatos que elijas, recuerda que tienes que jugar con él e involucrarte en esa hora de juegos.

Foto: Valentina Portaluppi

La gata Hegel jugando con un ratón mecánico. Foto: Valentina Portaluppi