Ella recibió su título PhD a los 102 años

historias inspiradoras portada

¿Te imaginas que te negaran la sustentación de tu tesis?, ¿o tener que hacerla con más de 90 años de edad? Si te gustan las historias inspiradoras amarás la de Ingeborg Rapoport. Esta mujer alemana de 102 años, a quien los nazis le negaron su título de doctorado hace casi 80 años, se convirtió en la persona de mayor edad en recibir un PhD en el mundo.

Ingeborg Rapoport (antes Ingeborg Syllm) terminó su tesis doctoral sobre la difteria en 1938 – a la edad de 25. El hecho ocurrió 5 años después de que Adolf Hitler fuese nombrado canciller. Por ello, le negaron la entrada a su examen final debido a que su madre era judía.

Rapoport recuerda cómo su profesor de aquel momento elogiaba su investigación y su trabajo en la enfermedad, que era una de las primeras causas de muerte en Estados Unidos y Europa en ese tiempo. Aunque estaba impresionado, el entonces partidario del régimen nazi le dijo a Rapoport que eso no era suficiente y no le permitió realizar su sustentación final.

historias inspiradoras

Las autoridades académicas de Berlin citaron razones raciales para el hecho. A pesar de haber sido criada en una religión protestante, su madre era judía y eso la convertía en una mestiza en primer grado. En el documento escrito que le enviaron puede leerse que le habrían permitido ingresar “si las leyes actuales no prohibieran que la señorita Syllm fuera admitida al examen doctoral debido a su ascendencia”.

“Mi experiencia medica fue reducida a escombros”, dijo recordando cómo los oficiales marcaron sus peticiones del examen con una cinta amarilla que significaba que su trabajo era inelegible para avanzar académicamente. “Fue una vergüenza para la ciencia y una vergüenza para Alemania”, añadió.

<< Lee también: El chico sobre la caja de madera, un libro para aprender vivencialmente >>

Poco después Rapoport emigró casi sin dinero a Estados Unidos donde hizo pasantías en varios hospitales de Brooklyn, Baltimore y Ohio. Allí aplicó a 48 escuelas de medicina y fue aceptada en el Women’s Medical College of Pennsylvania (Colegio Médico de Mujeres de Pensilvania) en Filadelfia. Volvió a Alemania en 1958, junto a su esposo Mitja Rapoport, después de que los juicios “anticomunistas” empezaran en EE.UU porque sus convicciones de izquierda podrían traerle problemas con las autoridades de ese país.

Ahora, la Universidad de Hamburg decidió arreglar el daño. Este mes tres profesores viajaron a la casa de Rapoport en Berlín del Este para que realice la sustentación del examen que le fue negada hace ocho décadas. Aprobó.

historias inspiradoras 3

Rapoport finalmente recibió su PhD esta semana en una ceremonia especial en la universidad. La nueva doctora explica que este nuevo logro en su vida se trataba más de un principio que de otra cosa. “No quería defender mi tesis por mí, después de todo, a los 102 años esto no me fue fácil. Lo hice por las víctimas (del holocausto)”.

Ingeborg tuvo que prepararse para el examen y pidió ayuda a sus amigos para investigar los avances que se habían hecho con respecto a la difteria en los últimos 80 años.

“La universidad quiso corregir una injusticia. Fueron muy pacientes conmigo y por ello estoy agradecida”, dijo al periódico Der Tagesspiegel.

FUENTES: INDEPENDENT, BBC | FOTOS: BBC