¿Imaginar es para niños?

El principito Lo escencial

Josselyn Añazco

“El Principito es un libro para niños”, así lo he escuchado frecuentemente, quizás lo digan por los dibujos que se presentan para ilustrar la historia. Pero me alegra que piensen así porque en realidad la infancia no es algo de lo que puedes decidir excusarte, no puedes llegar al mundo y decir “bueno quiero saltarme esta etapa, no quiero jugar con lobos como si fueran perros, ni quiero estar volando en cohetes que despegan de la sopa, yo quiero hacer cosas serias” No, nadie puede decir eso, así que de alguna forma todos podemos leer El Principito.

Para quienes no conocen de qué trata este libro, voy a dejarles mis percepciones. El Principito (1943), escrito por el francés Antoine de Saint-Exupéry, quizás no posea esa extensión dramática frecuente en los rusos como Tolstoi o Dostoievsky, más bien es una novela bastante corta que puede terminarse en un par de horas (con las distracciones incluidas). Tampoco tiene esa capacidad de sugerencia hermética de los poemas de Góngora, pero sin duda tiene algo -mucho- que decirnos. El Principito es una especie -elemental pero no inútil- de panorámica antropológica del ser humano, en el cual se enfoca dos etapas: la infancia y la adultez. Es así que, con ejemplos bastante simples nos muestra las diferentes perspectivas de quienes integran cada uno de estos ciclos, mostrándonos algo sencillo pero esencial: los adultos han dejado de imaginar.

Quizás no posea esa extensión dramática frecuente en los rusos como Tolstoi o Dostoievsky, más bien es una novela bastante corta que puede terminarse en un par de horas (con las distracciones incluidas).

el-principitoEs como si en la adultez la corriente filosófica del racionalismo se tomara las conciencias de todos aquellos que se niegan a reír cuando ven a un niño, o de aquellos que se oponen a entrar en un mundo de ficción que puede presentarse en un libro o una película. Y es que “…los adultos nunca comprenden nada por sí mismos y es agotador para los niños tener que darles tantas explicaciones…” ¿verdad? Porque los niños en realidad siempre están inventado o imaginado, que para los adultos se traduce como soñando y eso no importa mucho en la vida de un serio, ¿no es así?

El Principito ve aquí un elefante engullido por una serpiente y tú, ¿qué ves?

¿Sombrero o Elefante?




No hay comentarios

Añadir más

Los comentarios están cerrados.