Mitos y realidades del chocolate crudo para una vida saludable

chocolate shutterstock_183317408

El proceso industrial de hacer chocolate tiene algunos pasos. Los granos de cacao deben recolectarse antes que se fermenten, luego hay que tostarlos, molerlos y presionarlos, para luego mezclarlos con otros ingredientes como azúcar y grasa para que se conviertan en las deliciosas barras que disfrutamos.

Sin embargo, una nueva tendencia en Europa, Asia y Estados Unidos consta en alterar uno de los pasos: no tostar los granos. Estos productores están solicitando a los agricultores de África y América Latina que dejen los granos al aire libre para que se seque naturalmente, lo que convertiría a este producto “chocolate crudo”.

Evitar exponer el cacao a altas temperaturas, permite que se preserven más nutrientes como el hierro, zinc, magnesio, cobre y la vitamina C, al igual que ocurre con los vegetales crudos, según indican los productos. Además, esto permitiría una mayor conservación de antioxidantes.

Sin embargo, especialistas como Martin Schweizer, profesor de bioquímica en la Universidad Heriot-Watt, piden mesura antes de calificar al chocolate crudo como un “superalimento”, pues hace falta investigar esta tendencia.

Además, existe la teoría de que el chocolate crudo tiene un sabor más natural que el procesado, lo que le daría un mayor beneficio en cuanto a calidad.

La preocupación de los científicos es que si los granos no son expuestos a un proceso de cocción, exista mayor riesgo de alojamiento de bacterias como salmonela. Sin embargo, los productores indican que esta posibilidad insisten en que como no hay productos de origen animal involucrados en el proceso, esto no sería factible.

FUENTE: BBC




No hay comentarios

Añadir más

Los comentarios están cerrados.