Necesitas saber cómo desechar pilas sin contaminar

portada_reciclar

Después de una larga jornada laboral, llegas a casa, te sientas frente a la televisión, coges el control remoto y te das cuenta que la televisión no prende, no importa cuánto golpees el control. Entonces lo sabes: son las pilas… Te levantas, las sacas y las botas. Pero detente un momento, ¿sabías que una pila de reloj -sí, esas pequeñitas- puede contaminar 600 mil litros de agua?

Este desconocimiento es una de las mayores preocupaciones por parte de los ambientalistas. Y en realidad, debería ser una inquietud de todos. Por eso aquí les damos algunos consejos para desechar pilas sin contaminar:

Tienes que saber que, ya sea la pila del reloj o del juguete de tu hijo, no debe ser desechada con los residuos domésticos como las cáscaras de banana y demás. Estas deben ser apartadas de todo.

Lo que se recomienda es meterlas en un envase de plástico, como una botella, luego sellarla con aserrín para que las sustancias tóxicas no se expongan. Y es que, las pilas contienen metales pesados como cromo, mercurio, plomo, zinc, etc., los cuales se convierten en un peligro para el ser humano y el ecosistema.

Te interesará saber sobre los daños que ocasiona el plomo

Una vez que se ha llenado el envase plástico con pilas, el siguiente paso es introducir este envase en uno más grande y rellenar con cemento. De allí pueden ser enviados al centro de reciclaje de tu ciudad.

Pero si quieres ahorrarte todo este largo procedimiento, opta por utilizar pilas recargables. Estas pueden sustituir a 300 pilas desechables y el planeta te lo agradecerá.