Protégete de las enfermedades invernales

allergy-18656_1280

Empieza la época de lluvias en Ecuador, creando un ambiente propicio para la proliferación de virus y bacterias que causan enfermedades invernales. Aquí te damos a conocer las más comunes y cómo evitarlas.

Enfermedades invernales más comunes en Ecuador

Debido a la humedad, calor y lluvias, que se suscitan más en Costa y Oriente del país, se crea un ambiente propicio para las enfermedades febriles, diarreicas, de la piel y de las vías respiratorias. Las más comunes son:

Dengue

Se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes Aegypti, que se reproduce en aguas estancadas. Lo mejor para prevenir esta enfermedad es evitar tener recipientes que alberguen agua (especialmente de lluvia) a la interperie, como un bote de basura mal cerrado o llantas. Asismimo, asegúrate de fumigar tu casa y al rededores y protegerte con lociones repelentes o toldos contra insectos.

Los síntomas del dengue son fiebre alta, dolor detrás de los ojos y en los músculos y articulaciones, leves sangrados en encías y nariz, salpullido o erupciones cutáneas en brazos y piernas. ¿Cómo tratarlo? ¡No te automediques! Toma mucho agua y busca ayuda médica. Bajo los cuidados de un especialista, evitas que el contagio se multiplique.

Paludismo

Es otra de las enfermedades invernales transmitidas por mosquitos. El parásito esporozoíto, que se reproduce en el estómago del mosquito, cuando le pica a la persona, se aloja en el hígado y luego en glóbulos rojos. Protégete primero resguardando tu casa con telas metálicas y usando repelentes de insectos.

Los síntomas del paludismo son escalofríos, temblores, fatiga, dolor corporal, nauseas y vómitos. Su tratamiento se debe realizar con especialistas que usarán medicamentos antipalúdicos. Esta enfermedad puede llegar a ser mortal, al igual que el dengue.

Influenza

No es lo mismo que una simple gripe. Se trata de una enfermedad que ataca al sistema respiratorio, especialmente pulmones y bronquios. Se contagia por virus alojados en la saliva que se esparcen a otras personas cuando el infectado estornuda. Preven el contagio manteniendo buenos hábitos de higiene, en especial manteniendo tus manos limpias.

Las primeras reacciones son dolor de garganta y dolores de cabeza, luego se pueden suscitar dolores en el cuerpo y articulaciones y hasta vómitos. No uses aspirinas, antiinflamatorios o medicamentos contra las bacterias, pues pueden afectar tu sistema inmunológico, en vez de fortalecerlo. Mejor acércate a un médico para que te ayude a sobrepasar la etapa viral de mejor manera.

Laringitis

Puede ser causada como un efecto de la influenza, tos o gripe, pues tus cuerdas vocales se inflamarán o infectarán causando dolor. Asegúrate de ir a un especialista y proteger tu garganta.

Tifoidea y salmonella

Son enfermedades bacterianas que se producen por ingerir alimentos y bebidas en mal estado o que no han sido correctamente desinfectados. Asimismo, estas enfermedades invernales puedes contraerlas por no tener las manos limpias.

Sus síntomas son fiebre, dolor estomacal y diarrea. Tu médico te dará el correcto tratamiento, que incluye mucha hidratación.

Salpullido y hongos

La humedad provocada por las lluvias hace que tu piel también se vea afectada. Son los niños quienes usualmente se contagias, porque gustan de jugar en charcos o aún no tienen buenos hábitos de higiene. Estas enfermedades invernales afectan a la piel creando ronchas, picazón, incluso costras, que deberán ser tratadas por un dermatólogo, que prescribirá medicamentos cutáneos y/o antihistamínicos.

Prevén estas enfermedades invernales evitando que tus hijos se bañen en aguas estancadas, vindiéndolos con ropas ligeras y ayudándolos a mantener una buena higiene corporal.