El coro de la vida

Les Choristes 2004 (3)

Estefanía Carlier

Cuando estaba en la escuela fui parte, por corto tiempo, del coro. La profesora tenía una voz maravillosa y no recuerdo si a nosotros nos daba la talla, pero ella con su sonrisa y un gesto muy particular que hacía con su mano derecha -cerraba la mano formando una “o” uniendo el dedo índice con el pulgar-, nos hacía sentir valiosos. Desde la estricta formación en las gradas hasta la memorización de la letra de una canción: todo ese protocolo le daba a la vida la importancia que toda niña de once años anhela. Es la música, sí, y su capacidad de conmovernos hasta las lágrimas, de hacernos reír y soñar en que el mundo es solo un ensayo de algo superior.

Les Choristes 2004 (5)Y justamente de eso se trata “Los Coristas” (Les Choristes, Christophe Barratier, 2004), una película francesa -sí, los franceses tienen su estilo- que despertó algo en mí. ¿Qué tiene de particular la formación de un coro de niños huérfanos de la Segunda Guerra Mundial a cargo de un músico frustrado? Pues cada una de esas palabras. Clément Mathieu (Gérard Jugnot) es un profesor que ama la música, pero más que eso, ama los caminos a los que la música te lleva. Ama la transformación que la música logra cuando realmente toca a alguien en el corazón.

Ama la transformación que la música logra cuando realmente toca a alguien en el corazón.

No es cursilería. “Los Coristas” puede emocionar hasta a la piedra más dura del fondo del río. El internado al que llega Mathieu a enseñar, “Fond de l’Etang” (El Fondo del Estanque), es un lugar que está lleno de niños que, coincidentemente, se sienten como piedras abandonadas en el fondo del estanque. Son huérfanos de la Segunda Guerra Mundial, están solos y los cuidadores del lugar no saben cómo manejarlos. Los castigan de formas muy duras, los encierran y los hacen sentirse más alejados, más piedras.

Y así empieza todo, en ese encuentro de un profesor musical y un grupo de niños que no conocen la música. Juntos juegan, cambian, se hacen mejores, aprenden de la vida, de la distancia, de la bondad y de la esperanza a través de la música. Al final, Mathieu logra algo más que formar un grupo de coristas. Mathieu consigue cambiarles la vida.

Les Choristes 2004 (2)

Vean “Los Coristas” cuando crean que el avión de papel que están por lanzar, no va a volar. Les aseguro que sí lo hará.

Juntos juegan, cambian, se hacen mejores, aprenden de la vida, de la distancia, de la bondad y de la esperanza a través de la música.