Comer lento es todo un placer

DSC_0679

Slow Food (comida lenta) más que una tendencia alimenticia, es una filosofía. Nace en la década del ‘80 como la antítesis del Fast Food (comida rápida); para crear conciencia en los comensales de que la comida es un placer que debe ser apreciado y creado lentamente; sin embargo el concepto creció a “Lo bueno, lo limpio, lo justo”.

Esto conlleva “tomar una conciencia de qué está pasando en el mundo en la producción de alimentos”, indica el Chef Esteban Tapia, representante de Slow Food en Ecuador.

Slow Food (comida lenta) más que una tendencia alimenticia, es una filosofía.

 

Qué es Slow Food

Según Tapia, lo bueno se refiere al buen sabor de los alimentos, que estos sean cocinados de tal manera que sean un verdadero deleite al paladar, se relaciona con los sentidos, explica el chef Tapia. Incluso da a conocer que Slow Food realiza talleres del gusto, una metodología para mejorar el sabor de los alimentos.

Lo limpio se refiere a los procesos de producción e incluso elaboración de los alimentos, los cuales deben ser amigables con el medio ambiente. Es por ello que la filosofía Slow Food trabaja con productos agroecológicos.

DSC_0132 Positiva

Lo justo tiene que ver con “ciclos cortos” de comercialización. La filosofía pregona el comercio justo, romper con las líneas de intermediación y crear vínculos directos para que “el productor sea remunerado justamente, al igual que el consumidor reciba un buen precio por el alimento”, indica Tapia. Así, una de las ventajas de practicar la filosofía y ser parte del colectivo es el contacto directo de productores agroecológicos.

Luigi Pasano Restaurante RivieraSlow Food ve la gastronomía como un proceso, que inicia en la producción de los alimentos (limpio), su comercio (justo) y su deleite (bueno). Sobre esto, Luigi Pasano, un practicante de la filosofía, asevera que “cultivar es un acto gastronómico, desde ahí viene lo que uno encuentra en la mesa. Todo ser humano tiene el derecho de poder gozar de lo que la tierra puede dar”.

“Cultivar es un acto gastronómico, desde ahí viene lo que uno encuentra en la mesa. Todo ser humano tiene el derecho de poder gozar de lo que la tierra puede dar”.

Con estas tres premisas se genera un cambio de conciencia a través de nuestras prácticas gastronómicas, a través de lo que consumimos, que a la vez beneficia nuestra salud (con alimentos agroecológicos), mejorando nuestra calidad de vida.

 

Slow Food en Ecuador

En el 2008 llega el movimiento a Ecuador. La familia Pasano y amigos inician el Convivium Guayaquil de mis amores. ¿Qué es un Convivium? Es una agrupación de personas que practican Slow Food y realizan reuniones para fomentar la filosofía. Según Tapia, representante del Convivium Amawta Kawsay, existen en Ecuador 3 agrupaciones activas: Inti Chu’a, Ananay y el suyo. Puedes participar en ellos directa o indirectamente.

amawta kawsay slow food ecuadorUn convivium está conformado por mínimo 4 personas, que deben ser afiliados de la fundación Slow Food; esta tiene diversos proyectos sociales gastronómicos, como las Arcas del Sabor, que buscan proteger alimentos endémicos. Aunque, sin ser afiliado, también participan colectivos que enriquecen las acciones de Slow Food, como los productores agroecológicos. Tapia indica que el colectivo en Ecuador está articulado con el colectivo nacional agroecológico “Guardianes de la semilla” y con el movimiento de economía popular y solidaria.

El movimiento en Ecuador (afiliados y no afiliados) realiza actividades como visitas a huertas agroecológicas, a restaurantes Slow Food, participan en foros, conferencias, encuentros, congresos, foros, intercambios y mucho más. “Lo importante es que los conviviums estén en actividad”, asegura Tapia.

Por otro lado, aparte de los conviviums existen también restaurantes bajo esta filosofía. Uno de ellos es el restaurante Riviera, en Guayaquil. Luigi Pasano, propietario del lugar explica que su convicción de trabajar bajo esta filosofía es la de mejorar la salud y retribuir a la tierra. “El Riviera contribuye con la sociedad brindando productos netamente orgánicos”, explica Eduardo Espinoza, administrador del restaurante. Mientras en Quito pronto se abrirá un nuevo restaurante Slow Food: “El Sol abraza”, presidido por el chef Tapia. Explica que se trabajará en tiestos y cocción con leña.

El mayor de los eventos del movimiento es Terra Madre, que se realiza cada dos años, una especie de Gran Convivium. En este mes (octubre 2014) se ha llevado esta reunión en Turín (Italia) –cuna del Slow Food-, donde 14 representantes de Ecuador asistieron. En los últimos 2 años hubo un auge del Slow Food en Ecuador, pues existió mayor afluencia en el último Terra Madre, explica Tapia.