¿El sobrepeso es hereditario?

diet-398613_1280

La obesidad es uno de los mayores desafíos de la salud pública de la actualidad y se ha triplicado en varios países desde los años 80. Sin embargo, pensamos que la dieta y el estilo de vida son las principales causas del sobrepeso, pero ¿y si resulta ser hereditario?

Los genes que nos hacen desear la comida o los que nos ayudan a guardar energía fueron pasados de generación en generación y mantuvieron a nuestros ancestros vivos.

Nuestros antepasados no tenían acceso confiable a suficiente comida. Por ello, evolucionamos con la costumbre de buscarla activamente y comer lo más posible cada vez que tenemos la oportunidad. Ahora, por primera vez en la larga historia de la evolución de nuestra especie, muchos de nosotros vivimos en un ambiente donde hay demasiada comida.

Pese a que somos una raza que puede controlar ciertas necesidades, el impulso de consumir comida es un instinto muy poderoso y primitivo. Por lo que se podría argumentar que el sobrepeso de hoy es una respuesta natural –incluso altamente evolucionada- a nuestro ambiente.

Sobrepeso: ¿Culpa de los genes?

¿Para qué hacer dieta si -a la final- somos un producto de nuestros genes?

El primer gen susceptible a la obesidad se denomina FTO (gen de materia grasa y obesidad asociada, según sus siglas en inglés). Este gen es el que tiene el mayor efecto sobre el índice de masa corporal (IMC) de todos los genes conocidos e incrementa el antojo por los alimentos más grasosos.

Tenemos alrededor de 24.000 genes, pero si heredas dos copias del FTO –una de cada padre- tienes 50% más probabilidad de tener sobrepeso. Aparte, más de 75 genes o grupos genéticos que afectan la obesidad han sido ahora identificados, incluyendo el FTO. Estos genes tienen un efecto poderoso sobre nuestros hábitos alimenticios y cuán fácilmente acumulamos grasa y pueden afectar nuestro metabolismo y apetito de varias maneras.

Si heredas dos copias del FTO tienes 50% más probabilidad de tener sobrepeso.

Evitar el sobrepeso pese a la predisposición genética

Sin embargo, la información genética no es la única que se hereda de nuestros padres, sino también los hábitos alimenticios. Comer de manera saludable comienza en el seno de la familia: las malas costumbres pueden ser pasados a los hijos, derivando en decisiones erróneas al comer, causando problemas como sobrepeso.

Si tienes genes con predisposición a la obesidad y al antojo por comida poco saludable, no puedes cambiarlos; pero sí hacer un esfuerzo por no dejarlos dictar las decisiones de tu vida. Se requerirá esfuerzo para limitar tu ingesta de comida y controlar tu peso; no obstante, mantener un peso saludable es posible, incluso para gente con dos genes FTO.

Mantener un peso saludable es posible, incluso para gente con dos genes FTO.

Nuestros genes podrán ser heredados, pero nuestros hábitos son aprendidos y podemos mejorarlos. Determina pasos prácticos para reducir la disponibilidad de comidas ricas en grasa o azúcar en el hogar y crea nuevos hábitos saludables como una rutina de ejercicios.

Lee nuestros consejos de comida saludable

FUENTE: BBC MUNDO




No hay comentarios

Añadir más

Los comentarios están cerrados.